Tengo que Compartir el Mundo con Todos


@ Naranja Verde / February, 2013. Buenos Aires, Argentina.


Solo show by Bruno Depaoli.







Tengo que Compartir el Mundo con Todos


Hay algo en el presente que es real y palpable, se puede tomar en las manos y modificarse. No así el pasado o el futuro, ninguno de los dos existe ¿Porqué entonces sí existe ese anhelo constante de trascendencia? La necesidad de llenar plazas, edificios, escuelas y sus libros, con efigies e historias incorroborables escritas por algunos y aceptadas obligatoriamente. Los actuales habitantes de esos ambientes, sus estudiantes y vecinos, sienten a veces la necesidad de hacerlas suyas, de interferir en su materialidad y solazarse en ella.


La historia del vandalismo determina que se trata de una guerra contra la cultura, pero el continuo desmantelamiento de las grandes historias básicamente deja ese concepto al desnudo. ¿Qué es lo que hacen entonces los humildes vándalos del presente cuando intervienen con su criterio estos monumentos de "guerras y conquistas" como los llamaba Courbet? ¿Qué relación pueden sentir con estos monolitos ajenos y esas instituciones educativas desgastadas? ¿No es su ingenua destrucción una forma de cultura naciendo de la obvia debacle?


La destrucción como una forma arbitraria y desordenada de superponer la experiencia propia sobre una supuesta experiencia común para finalmente llegar a una experiencia total, un círculo cerrado de realidad, de presente e inmanencia. Tomar lo que ya no pertenece a nadie, ejercer en ello una suerte de parrhesia improductiva y señalar la decadencia acelerando la caída. Los espasmos del presente que no avanzan ni retroceden, palpitando en el accionar del vandalismo.


– Gaby Cepeda.